La Magia de las hierbas en Midsummer.

| |

En este sabbat los druidas se aventuraban en la Naturaleza para recolectar hierbas.
Las hierbas son parte del botín del Dios Sol, que es siempre el patrón de la sanación y la medicina.
El dios solar griego, Apolo, era el padre del dios de la medicina, Asclepio (o Esculapio para los romanos). El dios solar celta, Belinos, era el patrón de la sanación y la renovación.
En la tradición irlandesa, el médico de los dioses era Dian Cecht. Su hijo Miach y su hija Airmid fueron entrenador para seguir sus pasos, y fueron ellos quienes crearon un nuevo brazo hecho de plata para Nuada, luego de que él perdiera el suyo en la batalla con los Formorianos. La inteligencia y habilidad de los hermanos causó mucha envidia en su padre, Dian Cecht, quien golpeó al varón con una espada en la cabeza al varón, causándole la muerte. Miach fue enterrado y de su tumba florecieron 365 hierbas, cada una por una parte del cuerpo. Su hermana Airmid las recogió y cuidadosamente las dispuso sobre su manto, de acuerdo a sus propiedades.
No obstante, Dian Cecth sacudió el manto y como resultado, las hierbas fueron esparcidas y la humanidad perdió el poder de las hierbas para sanar cada una de las enfermedades que nos afectan. Sólo se conservó el conocimiento de unas pocas plantas. Herbalistas bretones conservaban algo de esta tradición, pero sólo conocen 26 hierbas que se asocian a una parte del cuerpo; de estas, la verbena es la cabeza, la hierba de San Juan es la sangre, la artemisa es la cintura, etc.
Los herbalistas del Arte utilizan las hierbas para una variedad de propósitos. En principio, la sanación, luego se utilizan para la inspiración espiritual (el uso de hierbas en tés y vinos, inciensos y aceites mágicos), en tercer lugar, se utilizan para los hechizos, y por último, se emplean en algunos métodos adivinatorios.
Cualquier bruja que se precie de serlo, aprovechará el sabbat de Midsummer/Litha para recolectar una buena cantidad de hierbas que se pondrán en uso a lo largo de todo el año.
Alfinal de este periodo, cualquier hierba que no se haya empleado, debería ser arrojada a la fogata de Midsummer.