Métodos para preparar inciensos~ [pt. 2]

| |

A la hora de preparar inciensos combustibles, con la excepción del salitre, todos tus ingredientes secos deberán mezclarse vigorosamente antes de añadir cualquier líquido. Para mezclarlos, siempre uso palitos de helado (son de madera balsa, muy fáciles de conseguir); tanto para mezclar ingredientes secos, como para añadir líquido, estos palitos son muy fáciles de usar, además no se les pegan los ingredientes del incienso, como podría ocurrir al emplear una cuchara o cualquier otro mezclador.
El líquido se añade al incienso para conseguir que el agente aglutinante deje de ser polvo seco y se convierta en pegamento. También se utiliza para disolver el salitre. Las iniciales que siguen son un código para las soluciones de agua y salitre (CC es una cucharita de café llena hasta el borde). Utiliza las proporciones siguientes al añadir a tu fórmula el agente aglutinante:


MC (Mezcla normal):
  • 1/2 taza de agua
  • 1/4 CC de salitre
AF (Agua de fuego):
  • 8 CC de agua
  • 1/4 CC de salitre
FL (Fuego líquido):
  • 4 CC de agua
  • 1/4 CC de salitre
Para cualquier tipo de agentes aglutinantes, después de que el salitre haya sido meticulosamente disuelto, añade el líquido a los ingredientes secos. En cada receta se describe la cantidad correcta de líquido. Mezcla todos los ingredientes de nuevo y después amasa la mezcla con los dedos. La consistencia de la mezcla debe ser la de una suave masilla grumosa o la de una pasta húmeda. Debe ser fácilmente maleable, sin llegar a ser demasiado húmeda. Si lo fuera, el incienso se desparramará. Si está demasiado seca, se desmenuzará y será difícil de moldear.
Para una típica mezcla seca de 2 y media cucharaditas de café, la cantidad estimada de líquido será la siguiente:




Para hojas y flores:
1 CC a 1 y 1/4 CC Para raíces: 1 y 1/2 CC a 2 CC
Para hierbas pulverizadas y especias:
1 y 1/2 CC a 1 y 3/4 CC
Mezcla de base y esencias:
1 y 1/2 CC a 2 CC Todas las demás: 1 y 1/4 CC a 1 y 1/2 CC Si no estás seguro de la cantidad de líquido que debes utilizar, empieza con una cucharadita; si necesitas más, añade 1/4 de cucharadita cada vez hasta que notes que la mezcla es maleable y que tiene suficiente humedad.

Ejemplo de una receta con este método:


Incienso para el éxito:
  • 1/2 CC de albahaca
  • 1/2 CC de laurel
  • 1 CC de cedro
  • 1/2 de roble
  • Líquido: 1 y 1/4 CC de MC

Incienso para la protección psíquica:
  • 1/2 CC de saúco
  • 1 CC de cincoenrama
  • 1/2 de laurel
  • 1/8 de raíz de valeriana
  • Líquido: 1 y 1/2 CC de AF

Fuente:
"El libro del incienso"
, de Wylundt. Editorial Sirio.

1 comentario:

BeT al Servicio del Sol dijo...

Pandora, super interesante esta entrada... para apuntar las recetas y probarlas ;-)

En mi blog, te espera un premio, que muy merecido tenés.
Un beso!!